«R». Simple

Tiene usted razón señor “P”, de Patton. No estoy de acuerdo con ciertas alusiones que usted hace hacia algunas referencias utilizadas en nuestros post, pero simplista-mente pensando, en la misma manera que lo hace usted, estoy básicamente de acuerdo.

Simple. La idea de la felicidad en los simple siempre me ha atraído. Sé que es posible, porque en momentos muy simples he podido experimentar una extraña e increíble sensación de felicidad. Eso me hacer pensar en un “dicho”, también muy simple, que veo como una verdad de una simpleza extraordinaria, valga la redundancia:

No es feliz el que más tiene, sino el que menos necesita.

Sigue leyendo ««R». Simple»

«T». Número 12: Volcando información sobre la Realidad

Son las 6.55 de la mañana. Hace algo de frío. Voy a ducharme y a desayunar. Después, me espera una lista de tareas. Tareas que yo escogí ayer noche, y que han de acercarme a mis objetivos. Aunque lo más importante no son los objetivos en sí. Lo esencial es mantener el ritmo, mantener la rueda en movimiento. Porque así, ‘vives’, entras en contacto con el entorno, intercambias actos y vuelcas tu mente y tu cuerpo en la realidad.  Sigue leyendo ««T». Número 12: Volcando información sobre la Realidad»

«R». El Poder

A menudo se comenta, hablando de la Naturaleza, que es preciosa, armoniosa, equilibrada, cuando es todo lo contrario. La Naturaleza es caótica, agresiva, bruta, salvaje (sin piedad) y la vez, eso sí, misteriosa y compleja. Tu puedes estar disfrutando de ella, tomando una buena copa de vino, sentando en un sitio tranquilo, mientras el sol se va ocultando, dejando su reflejo anaranjado sobre las olas que rompen costa. Eso es maravilloso, las imágenes que provee la Naturaleza y los sentimientos que despierta pueden ser de enorme belleza. Pero, si estuviéramos en un lugar, no tan tranquilo, y más salvaje, más nos valdría tener cuidado porque tú, para la Naturaleza, no eres más que un saco de nutrientes.

Sigue leyendo ««R». El Poder»