«R». Aceptación

Para mí, el comienzo de todo: ponerse frente al espejo y observar detenidamente lo que aparece ante ti.

Es muy íntimo, privado y has de hacerlo con mucha humildad, también honestidad. Algo que tiene que salir de ti, y solo de ti. Te pone frente a lo que eres y te da un pulsera «all inclusive» hacia la aventura de tu descubrimiento.

Sin darme me cuenta, se me ha ido un tercio de mi vida escapando de ese momento, de ese ejercicio vital tan importante, intuyendo que había cosas que no funcionaban correctamente, siempre teniendo la impresión de estar huyendo y actuando en una especie de obra teatral, medio real medio imaginaría, en la cuál ni siquiera me sentía el protagonista.

Sigue leyendo ««R». Aceptación»