«R». Fallar no es la Derrota

Ayer escribí un post un poco amargo e inusualmente corto. Al final quise darle un poco de emoción, con más ganas que efecto, pero sí, en fin, estaba hecho unas mierda. En el puto pozo. Otra vez. Para colmo me había echado un peta y no estaba precisamente de ji-ji ja-ja… Por unas horas pensaba haber vuelto al mismo agujero en el que me encontraba meses atrás y del que estoy luchando por salir.

Sigue leyendo ««R». Fallar no es la Derrota»

«R». Dí NO.

Nadie en nombre del “amor” tiene el derecho de joderte la vida. Es cierto que “joderte la vida» es algo que se siente, por lo tanto es una emoción que se produce a través de unos pensamientos que se generan en ti. Y en teoría, siendo una persona emocionalmente muy fuerte, podrías llegar a que no te dañaran. Estamos de acuerdo.

No nos engañemos. Todavía «R», no es la evolución final del pokemon. Ahora esta en fase 2, y quedan más por descubrir. Y lo que voy contar ocurría en la primera evolución: cuando era el pequeño insignificante pokemon «r».

«R». Vacío

Antes de nada me tengo que perdonar seguir hablando de relaciones, pero no puedo decir todo esto sin referirme a ellas…

1. Presentación

Una de las consecuencias de dejar una relación cuando eres un dependiente emocional (veremos más adelante que esta no es más que una «pata» más del mismo problema), es que te deja destrozado.

Tanto tiempo fundiéndote con la otra persona, buscando complacerla, aliniénandote con ella, termina por acabar contigo. Tú te conviertes un poco en esa persona, eres un apósito, como un parche pegado a su cuerpo. Cuando esa persona se va, ya no eres nadie.

Sigue leyendo ««R». Vacío»

«R». Anteriomente «r»

Soy «R», o identidad «R». Una persona finalizando sus treinta que lo tiene todo: una familia maravillosa, un puñado de muy buenos amigos y un amigo fabuloso, «T»; salud, buen físico, buen trabajo, comodidades. Todo.

(antes de nada y por si no lo habéis hecho ya, os invito a leer ¿Por qué EdC0?)

Vamos allá –

Gracias L., perra, por haberme dado la hostia definitiva y haberme enfrentado con mis propias miserias. Sin ti quizás esto hubiera tardado más, aunque estoy convencido de que hubiera ocurrido igualmente.

Sigue leyendo ««R». Anteriomente «r»»