“T”. Número 14: Un balcón en Managua

Llevo varios días con esta idea en la cabeza. Curiosamente, aúna en sí conceptos contrapuestos, como son el reencuentro y la huída.
En cuanto al reencuentro —y al atrevimiento que supone el buscarlo— estoy orgulloso. Pero no puedo negar que exista también en ella, como digo, una inclinación hacia la huída. Y por supuesto, me siento avergonzado. Lo que está claro es que la idea no es descabellada. Quitémonos eso ya de la cabeza. Lo descabellado es no tener ideas, no querer plasmarlas en la realidad. Sigue leyendo «“T”. Número 14: Un balcón en Managua»

“R”. ¿Consciencia Colectiva?

A veces me pregunto si el hombre ha evolucionado de la manera correcta y si la inteligencia realmente es un instrumento tan valioso como se supone que es.

Está claro que la gente más inteligente no es de por sí la más “feliz”, ni tampoco lo contrario se cumple. A menudo observo como un tonto lo que me rodea y pienso, joder somos como hormigas pero nos vestimos como… yo que sé, en realidad no tiene ningún sentido ni pies ni cabeza. Una persona se compra un mega todo-terreno bestial, la gente sale super arreglada el sábado por la noche, construimos esas colmenas donde están nuestras viviendas, llenamos el ocio de cosas extrañas, todas previo pago, actividades vario pintas, no sé, si lo comparas con el universo, con lo poco que sabemos de él dices, joder, que puto teatro y qué sin sentido.

Sigue leyendo «“R”. ¿Consciencia Colectiva?»

“T”. Número 13: Hoy y el caos

Ayer fue un día regular. Que me dio —ya veis— por sentir algo así como un vacío. Quizá fue por el cansancio acumulado del fin de semana. Pero así es, me sentí medio zombie. Y la verdad es que no había una razón concreta para ello. Así que si Patton hubiera aparecido por la puerta, si me hubiera cogido de la pechera y me hubiera dado un meneo motivador, no habría sabido qué decirle.
Ir a trabajar me vino bien. Introducirme en una rutina activa. Y hablar con “R”, claro. “R” siempre está ahí. Le debo unas cuantas. Ya de noche, me sentí mejor, y mi cabeza volvió a ser un hervidero, un caos proactivo, algo ‘divertido’. Sigue leyendo «“T”. Número 13: Hoy y el caos»

“R”. Habilidades Sociales

Sigo pasándolo en grande leyendo el libro de Dale Carnegie que mencioné días atrás en EdC0. Esta lleno de casos prácticos, gestos que fácilmente se pueden aplicar y muchos muchos consejos para potenciar las habilidades sociales.

La importancia del “Sí”

Ayer leía sobre la importancia de sacarle afirmaciones (síes) a tu contrario para acercarle a tu postura o hacia tu forma de ver. Imaginaos que estáis en una negociación, sabes que exponiendo tu punto de vista directamente, jamás podrás obtener lo que necesitas. Eso que necesitas solo lo vas a conseguir haciendo que la otra persona piense como tu. Por más que tu te puedas empeñar en que tu propuesta o solución es la más válida, y probablemente lo hagas de manera justificada y seguro que podrías soltar una larga argumentación al respecto, eso no va a hacer que la otra persona cambie de parecer y se alinee con tu manera de ver las cosas. A menudo las personas no funcionamos con la lógica: está el ego, el orgullo, la autoestima…  Todo ello puede causar que la otra persona se ponga a la defensiva y se cierre en banda.

Sigue leyendo «“R”. Habilidades Sociales»

“R”. Procrastinator

procrastinar

Del lat. procrastināre.

1. tr. Diferir, aplazar.

¡Hey! ¡Procrastinators!  Are you there?

Yo no conocí está palabra hasta hace unos dos años aproximadamente. Procrastinar. Suena verdaderamente mal.

Lo haré mañana, la mala gestión del tiempo, dar prioridades a cosas que realmente no la tienen… Las personas que lo sufren, probablemente al igual que yo, sepan muy bien que significa esta palabra y todo lo que conlleva.

Sigue leyendo «“R”. Procrastinator»

“R”. Simple

Tiene usted razón señor “P”, de Patton. No estoy de acuerdo con ciertas alusiones que usted hace hacia algunas referencias utilizadas en nuestros post, pero simplista-mente pensando, en la misma manera que lo hace usted, estoy básicamente de acuerdo.

Simple. La idea de la felicidad en los simple siempre me ha atraído. Sé que es posible, porque en momentos muy simples he podido experimentar una extraña e increíble sensación de felicidad. Eso me hacer pensar en un “dicho”, también muy simple, que veo como una verdad de una simpleza extraordinaria, valga la redundancia:

No es feliz el que más tiene, sino el que menos necesita.

Sigue leyendo «“R”. Simple»

“P” de Patton

A ver, llevo leyendo más de 15 minutos por aquí y por allá las entradas de este blog y ya he llegado a la conclusión, no me merece la pena seguir gastando más tiempo y energía en esto.

Pero a ver,  y lo voy a poner bien en grande…

¿Es que a vosotros nos os han dado nunca un par de buenas hostias, así con la mano bien abierta, con unos dedos fornidos de haber trabajado duro?

Sigue leyendo «“P” de Patton»

“T”. Número 12: Volcando información sobre la Realidad

Son las 6.55 de la mañana. Hace algo de frío. Voy a ducharme y a desayunar. Después, me espera una lista de tareas. Tareas que yo escogí ayer noche, y que han de acercarme a mis objetivos. Aunque lo más importante no son los objetivos en sí. Lo esencial es mantener el ritmo, mantener la rueda en movimiento. Porque así, ‘vives’, entras en contacto con el entorno, intercambias actos y vuelcas tu mente y tu cuerpo en la realidad.  Sigue leyendo «“T”. Número 12: Volcando información sobre la Realidad»

“R”. El Poder

A menudo se comenta, hablando de la Naturaleza, que es preciosa, armoniosa, equilibrada, cuando es todo lo contrario. La Naturaleza es caótica, agresiva, bruta, salvaje (sin piedad) y la vez, eso sí, misteriosa y compleja. Tu puedes estar disfrutando de ella, tomando una buena copa de vino, sentando en un sitio tranquilo, mientras el sol se va ocultando, dejando su reflejo anaranjado sobre las olas que rompen costa. Eso es maravilloso, las imágenes que provee la Naturaleza y los sentimientos que despierta pueden ser de enorme belleza. Pero, si estuviéramos en un lugar, no tan tranquilo, y más salvaje, más nos valdría tener cuidado porque tú, para la Naturaleza, no eres más que un saco de nutrientes.

Sigue leyendo «“R”. El Poder»