«R». La Culpa

Del lat. culpa.
  1. f. Imputación a alguien de una determinada acción como consecuencia de su conducta. Tú tienes la culpa de lo sucedido.
  2. f. Hecho de ser causante de algo. La cosecha se arruinó por culpa de la lluvia.
  3. f. Der. Omisión de la diligencia exigible a alguien, que implica que el hecho injusto o dañoso resultante motive su responsabilidad civil o penal.
  4. f. Psicol. Acción u omisión que provoca un sentimiento de responsabilidad por un daño causado.

La culpa es un sentimiento muy destructivo. Tanto como si la culpa se la «echamos» a alguien, y creo que está muy bien escogido el verbo: «echar», como el que le echa los restos de comida a las alimañas o echar el cubo de agua sucia a la acera después de haber limpiado el bar, como si alguien nos la echa a nosotros. En el primer caso somo los jueces y en el segundo somos los acusados.

Sigue leyendo ««R». La Culpa»

«R». Fallar no es la Derrota

Ayer escribí un post un poco amargo e inusualmente corto. Al final quise darle un poco de emoción, con más ganas que efecto, pero sí, en fin, estaba hecho unas mierda. En el puto pozo. Otra vez. Para colmo me había echado un peta y no estaba precisamente de ji-ji ja-ja… Por unas horas pensaba haber vuelto al mismo agujero en el que me encontraba meses atrás y del que estoy luchando por salir.

Sigue leyendo ««R». Fallar no es la Derrota»

«R». He Fallado

Es muy difícil asumir, que has fallado como hombre. Te defraudas a ti mismo y sientes hasta vergüenza.

Fue tras «L.» que me sentí así por primera vez. Me sentía al principio muy confundido, sin saber muy bien qué pensar. Las emociones no me cuadraban nada, y tuve que ponerme a pensar, a escudriñar, para ponerme en camino de mi aceptación. Llore profundamente, hacia dentro. Y tuve que tragarme que me dí lastima a mi mismo. Que difícil aceptar que has traicionado al primer amor de tu vida: a ti mismo.

Sigue leyendo ««R». He Fallado»

«R». Dí NO.

Nadie en nombre del “amor” tiene el derecho de joderte la vida. Es cierto que “joderte la vida» es algo que se siente, por lo tanto es una emoción que se produce a través de unos pensamientos que se generan en ti. Y en teoría, siendo una persona emocionalmente muy fuerte, podrías llegar a que no te dañaran. Estamos de acuerdo.

No nos engañemos. Todavía «R», no es la evolución final del pokemon. Ahora esta en fase 2, y quedan más por descubrir. Y lo que voy contar ocurría en la primera evolución: cuando era el pequeño insignificante pokemon «r».

«R». Hacer que los días cuenten

Si ya habéis leído el resto de mis posts, os habréis dado cuenta del peso de la relaciones personales en mi vida y en cómo se ha ido desarrollando esta. Si algo tengo que agradecer (por supuesto obviando el gran regalo que es en sí mismo el ofrecer tu tiempo a una persona), es que me han enseñado mucho de cómo soy.

Me pregunto ahora si realmente viví con ellas, con aquellas mujeres que decidieron emprender una vida conmigo. Vivir en el sentido último, en VIVIR, con mayúsculas, con pasión, con emoción; y me pregunto también si realmente ellas me llegaron a conocer.

Sigue leyendo ««R». Hacer que los días cuenten»

«R». Retazos (1)

Las escenas más simples, pueden albergar una hermosura embriagadora. Lo que siguen son solo retazos de algunas de las estampas que cobran vida en mi pensamiento y que me transmiten su luz: tan bella como en el momento en que la percibía.


Vas dando pedaladas, te cuesta con la bicicleta que parece un muerto. Miras una y otra vez la rueda delantera, por si la dinamo te está robando esfuerzo, pero no es su culpa. La rueda de atrás tiene un pequeño bombo por el golpe que te diste ayer noche y hoy, claro, de vez en cuando roza con la zapata del freno.

Sigue leyendo ««R». Retazos (1)»

«R». Toca Empezar (1)

Toca empezar.

Ahora has visto parte, o al menos estas tratando de ver, con tus ojos bien abiertos como platos, qué es lo que está pasando. Le estas por fin dando un sentido a tus tinieblas que antes creías hacían una fortaleza inexpugnable. Te has metido por una de sus puertas traseras y caminando por los laberintos has ido abriendo, una por una, las puertas de tu propia mente. Aún hay algunas cerradas con llave. Ya la encontrarás. Estas firmemente convencido de tienes que hacer algo, sin embargo no sabes ni por donde empezar.

Sigue leyendo ««R». Toca Empezar (1)»

«R». Aceptación

Para mí, el comienzo de todo: ponerse frente al espejo y observar detenidamente lo que aparece ante ti.

Es muy íntimo, privado y has de hacerlo con mucha humildad, también honestidad. Algo que tiene que salir de ti, y solo de ti. Te pone frente a lo que eres y te da un pulsera «all inclusive» hacia la aventura de tu descubrimiento.

Sin darme me cuenta, se me ha ido un tercio de mi vida escapando de ese momento, de ese ejercicio vital tan importante, intuyendo que había cosas que no funcionaban correctamente, siempre teniendo la impresión de estar huyendo y actuando en una especie de obra teatral, medio real medio imaginaría, en la cuál ni siquiera me sentía el protagonista.

Sigue leyendo ««R». Aceptación»